Jordi

Bargalló

La Clase de la Experiencia

La Pasión por el Juego

Desde pequeño surgió mi pasión por el Hockey. En mi tierra natal, Sant Sadurní D’anoia (Barcelona), el hockey sobre patines es el deporte rey y conocido como deporte del pueblo. La influencia viene de mi región y de mi familia, entonces mis padres me inscribieron en la Escola Sant Josep a los 3 años y desde entonces el hockey ha sido parte de toda mi vida.

Cuando iba a la escuela, los mejores días de la semana eran cuando entrenaba por la tarde y cuando tenía la oportunidad de jugar el sábado, era muy importante para mí y comencé a ganar el gusto por la competición. Me gusta la exigencia y la intensidad de los partidos, cuando hay afición en la grada y hay 3 puntos en juego, o en partidos grandes a eliminar o finales, ahí es donde disfruto y me divierto más.

Creo que estamos en constante aprendizaje y siempre trato de mejorar como jugador, ya sea en el aspecto táctico, técnico o físico. También creo que la carrera de un jugador no solo son buenos momentos y lo es en los peores momentos, como en los malos partidos, en las decepciones o lesiones que me imposibilitan hacer lo que más me gusta, con lo que aprendo y trato de crecer.

Los Logros

A pesar de tener una larga carrera, siempre creo que mi mejor momento está por llegar y eso es lo que me mantiene concentrado y con la ambición de seguir jugando y ganando cada vez más títulos. Es cierto que a lo largo de mi recorrido he logrado hacer que las cosas vayan bien y conquistar importantes desafíos y trofeos, por eso considero mi carrera como mi mayor logro, porque trato y siempre daré lo mejor de mí, para poder disfrutar de la alegría de la afición de mi club.

Mi enfoque ahora es seguir trabajando y ganando títulos para Oliveirense, para permanecer en la historia del club y para esta afición que tanto merecen estar orgullosos de su equipo de hockey sobre patines.

Todavía tengo las mismas ganas de ganar, de mejorar, de disfrutar de este deporte y de ayudar a mi equipo, pero para eso hay que trabajar y por eso lucho todos los días. Esa es mi gran inspiración.

El Stick

“AZEMAD fue incansable para poder construir un STICK perfecto para mí y en armonía con mi identidad.”

Cuando empecé a jugar en el Oliveirense, AZEMAD era nuestro patrocinador y me quedé impresionado con toda la compañía. Conocer la realidad de la fábrica y cómo hacer los sticks, la profesionalidad, además de la forma en que nos recibieron, me dio la posibilidad de comprobar la grandeza de la marca. En ese momento tenía contrato con otra marca, pero cuando terminó, AZEMAD me hizo una propuesta de patrocinio para desarrollar mi propio modelo de Stick y no lo pensé dos veces. Así nació mi stick personalizado con mi propia firma, Jordi Bargalló.

AZEMAD fue incansable para construir un stick perfecto para mí y en armonía con mi identidad. Es un stick muy equilibrado en peso y con una fuerte dureza, para garantizar un buen tiro exterior. El mango también fue diseñado exclusivamente para este modelo, siendo ancho para un ajuste perfecto.

Como padre, también recomiendo los sticks AZEMAD porque, en mi propia experiencia, considero que tienen modelos con diferentes características y para cada etapa de aprendizaje, siendo sticks que tienen una gran resistencia y durabilidad.